Alimentación Anatomía Biología Medicina

Calostro

Calostro

Líquido denso precursor de la leche materna que aparece como una pérdida antes del parto.

No hay otra referencia que las menciones al “colostrum, colostri” en autores como Plinio, pero los sabios no le asignan latinidad, dejándolo discretamente como “vocablo prerromano de origen desconocido”.

Y es que su denominación en la totalidad de nuestras lenguas circundantes oscila alrededor de “colostro, kolostru…”, comenzando la primera sílaba con “a”, solo en las tres lenguas españolas, calostro en castellano y calostre en Catalán y Gallego.

La mayor parte de las lenguas eslavas lo llaman de forma muy diferente, aunque el Búlgaro muestra una variación de las formas occidentales al llamarlo “kolastra” y el Griego, ofrece otra pista con la parte final de su “protogala”, donde el comienzo sugiere algo que se inicia, pero el final “gal a”, queda incógnito.

Y ahí está la clave, porque si bien el Euskera actual tiene un nombre concreto para este líquido, “oritz, oreitz”, nombre que sugiere derivarse de su tono amarillento, “orí”, se sospecha que el nombre original está más cercano a las formas gallega y catalana.

En efecto, igual que sucede otro fluido femenino, “la regla”, “larre gala” (ver en el tomo de Medicina) el calostro podría provenir de la combinación de “gal ostera”, done “gal” es equivalente al “drop” inglés, a “pérdida, desprendimiento” y “ostera” es lo mismo que “sobrante, exceso”, lo cual definiría muy bien a este fenómeno ligado al comienzo de una vida.

Es muy probable que igual que ha sucedido con otros cientos de voces, el Euskera haya abandonado la voz inicial muy precisa cuando ha sido tomada por otras lenguas y –entonces- haya creado otra sucedánea, de menor calidad informativa, señal de que el idioma estaba en decadencia.

Una decadencia que lleva milenios arrastrándose pero que no acaba con esta lengua, que ahora está tomando conciencia de su trayecto.

Sobre el autor

Javier Goitia Blanco

Javier Goitia Blanco. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Geógrafo. Máster en Cuaternario.

1 Comment

  • Una decadencia que lleva milenios arrastrándose pero que no acaba con esta lengua, que ahora está tomando conciencia de su trayecto.
    Ondoloin!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.