Castellano Etimología Euskera Útiles y Herramientas

Polea

Rodete acanalado con un eje central, sobre cuyo canal corre una cuerda.

El antecedente de las poleas es el motón, invento estático parecido a un botón con tres agujeros (ver en Mar).

Nuestros sabios le ven parecido con el “polo” griego, con ese poste sobre el que gira una puerta y aunque la polea se diga “trochalia” en ese idioma, quieren que sea el polo lo que describa a una polea.

Pero los antiguos no eran tan simples y para ellos un polo es algo fijo (como el motón), mientras la polea es algo distinto; su diferencia es que gira.

Pero insisten y aseguran que la “trochlae” del Latín (la trócola que decimos ahora y que se explica más adelante), fue superada por el polo.

El “pulley” (verbo o sustantivo) de los británicos, que ellos mismos reconocen no saber de donde viene y que no se atreven a relacionar con polo alguno, porque no son tan inconscientes como nuestros jefes, viene también del mismo lugar que la polea.

Su explicación responde a una ley física concreta, “bol egia” subsumida a “boleia” y “polea”.

En ella, “bol” es el impulso de empuje o tracción, lo que transmite la cuerda y “eia” es la ejecución, la aplicación.

Polea: La que tira…

Sobre el autor

Javier Goitia Blanco

Javier Goitia Blanco. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Geógrafo. Máster en Cuaternario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.