Agricultura Castellano Euskera Religión Sociedad

Porfía

 

Cuando oigo esta palabra (cada vez más rara de escuchar), nada puede evitar que me vaya a los meses de mayo de la niñez, cuando me sentía “mayor” si entendía las palabras y el sentido de las canciones que en ese “Mes de María” se oían en todas partes.

Una de las palabras de un estribillo se resistía mucho y aunque me la explicaban, se me olvidaba…

La canción decía así:

¡Venid y vamos todos¡
Con flores a porfía,
Con flores a María
¡Que madre nuestra es¡

Resulta que esa porfía consistía en un ánimo especial por el cual los niños rebuscábamos por las estradas de las huertas y por los bordes de las carreteras tratando de coger ramos cuanto más grandes y hermosos. Vamos, era un espíritu de competición, de superación sano y orientado a agradar a la Virgen y a nuestros mayores.

Esa idea es radicalmente incompatible con la explicación que los sabios de bolsillo dan para tal palabra como derivada del Latín “pérfidus”, maligno, infiel, traidor y de mala fe.

No importa que excluyendo al Catalán, donde la querencia de esa lengua por la “d”, la llama “porfídia”, forma que se parece a la perfidia, todas las demás lenguas latinas excepto el Rumano con su “incapatanare” prefieran “ostinazione, obstination, obstinación, obstinaçao”, de forma muy parecida a las germánicas y el propio Latin use exclusivamente “obstinatio”, ellos buscan los más inverosímiles recovecos para convencernos de que hay vileza en la porfía; lo admiten los gestores de los diccionarios desde que Covarrubias compusiera el suyo y ahora, lo repiten en alegre complicidad y todos se van tan tranquilos a dormir.

Los diccionarios cometen infinidad de despropósitos, pero como en los viejos almacenes y museos, en ellos a veces se encuentran curiosos objetos que nos traen el recado de que los antiguos eran tanto –o más- inteligentes que nosotros; así, Covarrubias deja en esa acepción un recado que pareciendo irrelevante, no lo es. Dice que los labradores la llaman “porhidia”.

¿Porqué usarían los labradores tan rebuscada voz?.

Es posible que la arrastraran de cientos de generaciones anteriores y no de un Latín que probablemente nunca se habló en el mundo rural. Los labradores eran y son expertos en “apurar”, otra voz que es pariente de la porfía; apurar que se explica en otra de estas hojitas, está relacionada con el “apur” del Euskera, una raíz bisílaba como muchas, que tiene una explicación difusa que vale lo mismo para unas migas de pan que para las entrañas del pescado que los marineros extraen y tiran al mar por ser de poco provecho y atraer a las moscas o para la marca del gramil que el maestro señala al aprendiz para que siga pasando el cepillo.

“Apur” se podría definir como un residuo, un infinitésimo o como el último esfuerzo que falta para desatascar un tapón atorado, algo que se da en los límites.

Por su parte, “idia, idea”, es la imagen, lo representativo y destacado de una personalidad, una corriente, una forma o un fenómeno, así que la aféresis de “apur idia”, “pur idia”, con la “i”, ligeramente aspirada, “purhidia”, es la madre de la “porfidia” catalana y de la “porfía” castellana, un comportamiento insistente de perseguir lo infinitesimal, de conseguir un poquito más.

De mis devaneos por el campo buscando los lugares de menor impacto para colocar las torres eléctricas, recuerdo las disputas entre labradores y entre estos y los organismos de Montes, porque aún los labradores de hoy tienen como máxima la de “meter una reja más cada año” en esos límites que marcan las lindes para “sembrar un poco más” a cuenta del terreno del otro.

Eso debía ser la “porhidia” de los tiempos de Don Sebastián.

Sobre el autor

Javier Goitia Blanco

Javier Goitia Blanco. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Geógrafo. Máster en Cuaternario.

1 Comment

Deja un comentario


The maximum upload file size: 10 MB.
You can upload: image, audio, video, document, spreadsheet, interactive, text, archive, code, other.
Links to YouTube, Facebook, Twitter and other services inserted in the comment text will be automatically embedded.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.