Prehistoria Sociedad

Tatuaje

Hoy en día el tatuaje, raramente incluye algo más que el punzonamiento y coloración de la piel con motivos o mensajes diversos.

Pero hay documentos medievales que muestran el ejercicio de esa actividad que se hizo más conocida y llegó a las enciclopedias, cuando Cook volvió de la polinesia con dibujos de cómo los nativos adornaban su piel con pinturas permanentes e incisiones que creaban relieves.

A raíz de ese momento, todos los eruditos se unen para decir que “tata” era una voz polinesia que significaba “dos golpes” y “tatau” era su ejercicio para tatuar. De ahí los ingleses la modificaron a “tattoo” y se hizo popular con diferente grafía, pero, básicamente el mismo sonido.

Es probable que así sea, pero eso no despeja todas las dudas.

La primera es que el tatuaje o el escarificado ya eran corrientes en Europa terciado el Neolítico: El “Hombre de Otzi” que tantas veces es fuente de información, ya llevaba tatuajes hace seis mil años, como se puede ver en una foto de su momia.

Otra duda es que aunque tras ese periodo se hubiera abandonado la práctica, en Europa se “volvió a saber” en la época de los imperios cartaginés y romano, que estas técnicas se aplicaban en el África meridional aunque nuestra civilización las hubiera abandonado.

El caso es que siendo la designación muy parecida en todas las lenguas europeas y en algunas védicas, también sobreviven otras formas como “een, eren, döyme, dovme, ulaki, huflur…” aunque sin aparente relación.

La presencia del Euskera puede ser casual, pero no deja de ser interesante considerarla, si se atiende a la forma más habitual en las lenguas latinas: Tatuaje, tatuatge, tatuaxe, tatuagem…, porque siendo “ta” la expresión de la incisión, el corte; “tu” la ejecución de la acción y “axe” la calificación para algo elegante, distinguido, es muy coherente que tatuaje sea la descripción de la práctica de hacer cortes elegantes.

Sobre el autor

Javier Goitia Blanco

Javier Goitia Blanco. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Geógrafo. Máster en Cuaternario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.