Euskera Geografía Prehistoria Toponimia

Guergué

Guergué no existe como nombre de lugar en España, sin embargo, sí como apellido, así que Beatriz que lo lleva, quiere conocer su procedencia y para eso ha rastreado desde el Sur del Sahara Occidental hasta el Kurdistán, desde Navarra hasta Etiopía sin encontrar una pista sugerente y cree que el Euskera podría ser eficaz en este objetivo.

En la imagen, el muro fronterizo marroquí en “Gerguerate” (en el extremo Sur del antiguo Sahara Español), apenas una loma en medio de la planicie del desierto.

Lo más parecido en la península son las aldeas de Guergo en Asturias y Guerguitiaín en Navarra, que no aportan caracteres distinguidos que pudieran generar una pista.

Pasando los Pirineos, Bretaña se distingue como centro de lugares y apellidos más parecidos ya que hay un arroyo Guerge entre Bretaña y Normandía y un lugar, ya en Bretaña llamado Gweguiniou, ambos de pequeña dimensión y sin una personalidad destacada.

No se puede pasar por alto, que un bretón destacado del siglo XVIII, llamado Yves J. de Kerguelen, descubrió un archipiélago en el casquete austral que en su honor se denominó “Kerguelen” (imagen siguiente).

También en Cerdeña hay un lugar llamado Gergei, predio sin un perfil destacado que pudiera aportar sugerencias, por lo que se impone ampliar la búsqueda mediante un mecanismo frecuente cuando se analizan consonantes tan propensas a la variación de la grafía como la “g” y que consiste inicialmente en ampliar las opciones de consonantes desde la “h” gutural a la “q” y “k”, pasando por la “ch” e incluso la “j” y ampliar el juego de vocales a la “i” para sondear nuevos nombres de lugar o referencias epigráficas que pudieran aportar nuevas ideas, basándose en la experiencia de que estas variaciones suelen ser debidas a las grafías basadas en culturas distintas a las que originaron los nombres, casi siempre prehistóricos.

Cualquier inicio ha de decidirse por las islas Querquenes ó Kerkenna cerca de la costa de Túnez, archipiélago muy somero de más de 20 kilómetros de longitud, que (ver imagen de la plataforma continental en la foto de Google Earth) hace 10-12.000 años pudo ser mucho más amplio.

 

El monte Kerkis en Grecia y el Kirguistán en Asia, país de lengua de estirpe túrquica, cuya parte inicial, “kirgui”, recuerda también al buscado “guergué”.

Siguiendo con la aspiración, “h”, en la costa oriental de Tenerife, están el barranco y Laja de Herques, de más de diez kilómetros, además de otro cercano, llamado de Herquio y en la occidental vuelve a haber un barranco o galería de Herques todos tallados en la roca volcánica con un relieve muy agreste y formas muy rectilíneas.

Ya con “ch”, en la serranía de Cuenca, con laderas de fuerte pendiente está el río Vencherque

Y llegando a la “q”, Querque, como nombre de peñasco, aparece dos veces, una en Zamora y otra en la Sierra de Ayllón. Una tercera y cuarta en Albarracín, ahora como Queñalquerque en un entorno áspero de montaña y Chanquerque (“chan” de llano) en la única llanada cultivable, pero la forma más frecuente es la derivada de la población Alburquerque, seguramente alteración de “burukerke, brukerke”, relacionado con “bruque” y “bruguer”, con más de 100 representaciones y “bruc” también abundante (hoy significa brezal, pero se sospecha que inicialmente no era un fitónimo sino la descripción de cabezas rocosas múltiples “buru kae” entre las que prosperaba el brezo ).

Volviendo a la Francia valona, hay que recordar que Dunquerque, nombre que los franceses dicen que significa Iglesia de la Duna, es muy poco probable que sea cierto porque los nombres de lugares distinguidos suelen ser prehistóricos y hasta haber una población con su nombre, no es lógico que hubiera iglesia, por lo que siendo “dun”, duna, es posible que “kerke” fuera el complemento morfológico que se cita al final.

En el caso de Bruja, Brujas, “brusa”, término con que se describía a las cimas comunales para pastos o leña, “buru usa” que ha hecho “bruja”.

En Alburquerque, Badajoz, es muy probable que la “al” inicial fuera protética o aplicada por los moriscos, así que el nombre del lugar sería “buru kerke”[1] viene a decir “cima rectilínea”, sensación que me dio lo estrecho y prolongado de la cima de la sierra en la visita a Alburquerque en los años 90. Ver el mapa de la sierra y el pueblo en la ladera Norte, con la línea de cumbres resaltada. Imagen de portada.

Quizá el mayor yacimiento de información en España está grafiado con “j” en los numerosos “jerez” y similares, que la opinión oficial describe como de origen árabe sin aportar explicación alguna, cuando lo más probable es que esos nombres se refieran a unas sierras locales con configuración muy adecuada (sierras paralelas o formando círculo) para encerrar temporalmente el ganado “zerr ese” con pérdida de la “e” final para dar “zerrés, xerrés, jerrés”.

En ese caso, dos hileras paralelas de casi 4 km. de largo (señaladas en rojo) con un pasillo interior, que forman un gran callejón cerca del Tajo, en Toledo en un lugar llamado Jerez, situación que se repite en dos o tres lugares y que pudo ser la que dio nombre al Jerez de la Frontera.

Como resumen, los datos apuntan a que “Guergué” es de origen euskérico, que su antigüedad es elevada apareciendo en lugares muy alejados, que como apellido en  la forma actual parece tan solo un adjetivo que se refiere a una configuración rectilínea y que ha perdido la partícula inicial que podría haber aclarado a qué entorno se refería.

Pudo ser “eg gergé”, donde “eg” es cantón, borde, cima… pero también, “eb”, grieta, falla, “ed”, extensión…

Hace falta estudiarlo con mayor extensión y profundidad, pero algún día se sabrá.

 

[1] “kerker, kerke”, es aún hoy en día en Euskera la expresión de trazado recto, si bien “erge, ergel” con significado de estrecho, de poco cuerpo, pudo ser una forma previa.

Sobre el autor

Javier Goitia Blanco

Javier Goitia Blanco. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Geógrafo. Máster en Cuaternario.

2 Comments

  • Muchas gracias Javier por plasmar en tu página todo lo que se te ocurre. Es muy interesante y sobre todo te abre la mente para entender la evolución del lenguaje desde otro punto de vista distinto y mucho mas lógico… Con fundamento!
    Con respecto a la palabra bruja, leí en algún sitio y es posible que también fuese a ti.
    Que una característica de las brujas, ademas de las uñas de garfio es que son calvas (la frase bruja pelada) y por eso usan siempre una peluca.
    De ahí buru-sa y buru-ix-sa en catalan. (ix con el significado de sobre o encima y sa como piel-peluca)
    Un saludo

    • Gracias a ti, Ignacio por tus comentarios. Efectivamente, la apertura de mente es muy conveniente para el equilibrio y para buscar interés a lo que parece no tenerlo. Desde luego, «za» es piel; estoy preparando un artículo sobre ellos.

      Salut.

Deja un comentario

El tamaño máximo de subida de archivos: 10 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.